Hace aproximadamente un año el Congreso de los Diputados aprobó la ley para agilizar los desahucios de viviendas okupadas ilegalmente. Es lo que se conoce como la “ley del desahucio exprés”.
Desde entonces se han agilizado ciertos tramites para facilitar que el propietario legal de un inmueble pueda recuperar su vivienda más rápidamente. También se han aumentado las penas de prisión para las okupaciones con violencia o intimidación, que pasan de castigarse con dos años de prisión (hasta el momento el castigo era de un año).

Aunque lo cierto es que a día de hoy la ley nueva ley no ha servido para prevenir a futuros asaltantes de viviendas y el problema de la okupación por parte de la delincuencia organizada sigue creciendo mes a mes.

 

 

Vamos a ver como tratan en otros países del ámbito europeo el problema de la okupación ilegal de viviendas.

Holanda: En Holanda es suficiente con que el propietario de una vivienda denuncie ante la policía la okupación del inmueble de su propiedad. En ese caso los agentes pueden personarse y desalojarlo con solo una autorización judicial. La pena máxima por una okupación ilegal puede ser de una multa de hasta 8.200 euros o un año de prisión.
En caso de que haya violencia o intimidación la pena puede alcanzar los dos años y una multa de hasta 20.500 euros.

Francia: En Francia el delito de okupación puede ser castigado con un año de prisión y 15 mil euros de multa. La policía puede desalojar a los okupas durante las primeras 48 horas sin necesidad de permiso de un juez. Si han pasado más de 48 horas, el propietario puede presentar una denuncia ante el juzgado para que el juez autorice su desalojo.

Alemania: El propietario de una vivienda okupada puede denunciarlo a la policía y debe ser desalojada en un plazo de 24 horas. La okupación se castiga con una multa o con una pena máxima de un año de prisión. Si quien okupa la vivienda es un grupo organizado de personas la pena puede alcanzar los dos años.
Pero hay que tener en cuenta que la ley alemana puede obligar a los propietarios de viviendas deshabitadas a rehabilitarlos y mantenerlos en condiciones, si no lo hacen pueden ser sancionados con la expropiación temporal o una multa.

Inglaterra: En Inglaterra okupar una vivienda deshabitada está considerado un delito penal según consta en la ley aprobada en 2012. Dicha ley permite que la policía pueda en cualquier momento entrar en una casa o un edificio sin necesidad de autorización judicial siempre que tenga la sospecha que está siendo okupada. Las penas máximas que se establecen para la okupación ilegal de viviendas es de una multa de 5 mil libras y 51 semanas de cárcel. Los propietarios que hayan visto okupada su propiedad pueden poner la denuncia correspondiente en la policía, pero también tienen la posibilidad de rellenar un formulario llamado IPO (orden de posesión interna). El formulario se puede enviar hasta 28 días después de la okupación. Al cabo de unos días recibirán un documento de confirmación que debe entregar a los okupas en un plazo máximo de 48 horas. Si no desalojan la vivienda en un plazo de 48 horas después de la entrega, los okupas podrán ser detenidos y llevados directamente a prisión en 24 horas. Eso no se aplica si están okupando la vivienda desde hace más de 12 meses.
Hay que destacar que si una vivienda está okupada durante 10 años de forma ininterrumpida pueden convertirse en propietarios finales del piso o la casa.

Italia: Si un propietario denuncia que han okupado su vivienda se procede a un juicio rápido. En ese caso el juez puede dar orden a la policía que proceda al desalojo inmediato de la vivienda. Además los okupantes deberán hacerse cargo de la reparación de los daños que se hayan podido efectuar. La okupación ilegal se castiga con una prisión máxima de un año y de una multa que puede ser de hasta 1.100 euros. Si ha habido violencia o los okupas iban armados, el juez pude imponer penas mucho más duras.

Dinamarca: Si el propietario de una vivienda demuestra que está siendo okupada será suficiente que acuda a la policía con el título de propiedad para que el piso o casa sea inmediatamente desalojada. Los okupantes pueden ser castigados con una multa.

Suecia: La problemática de las organizaciones dedicadas a la okupación ilegal es prácticamente inexistente en Suecia, en cualquier caso basta que el propietario lo denuncie a la policía para que inmediatamente se proceda a la desocupación de la vivienda. A los okupantes se les puede aplicar la ley de apropiación ilegal del código penal que impone una pena máxima de seis meses de prisión o hasta dos años en el caso que la okupación fuese acompañada de violencia.

 

 

La comparativa con otros países europeos demuestra que la sensibilidad por el problema de la ocupación ilegal es cada vez mayor, pero en nuestro país esa problemática está creciendo día a día muy por encima de los países de nuestro entorno. La conclusión sería que esto debe resolverse con una modificación mucho más radical de la legislación actual, que proteja mucho mejor al propietario privado y al pequeño inversor. Será la única forma de abordar y consensuar el derecho fundamental a la propiedad privada y a la vivienda.

En ese sentido desde STM Seguridad seguimos trabajando para ofrecer a nuestros clientes el más alto nivel de seguridad para la protección de sus viviendas desocupadas.

 

Noticia redactada por el Dto. de Comunicación de STM Seguridad.

Fuentes: Cinco Día, El País, Diario Vasco. EITB

Recommended Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies