Compra-Venta de casas con “okupa”. Un nuevo modelo de negocio.

“Sociedad inversora compra viviendas en situaciones difíciles, OKUPAS, Embargos, Subastas etc. . . . Exponga su caso y posiblemente le ofreceremos la solución que necesita para salir de esa situación angustiosa”.

Aunque parezca mentira, este anuncio no es ni mucho menos algo esporádico o puntual. Es muy común encontrarlo en portales de segunda mano. Sitios web que han comenzado a visitar con asiduidad algunos inversores con dinero y paciencia, mucha paciencia. Porque en este caso es más importante tener calma y aguante, que un gran capital.

“Oportunidad para inversores y profesionales, se vende 1/2 indivisa nuda propiedad de casa pareada situada en el pueblo de Valdeaveruelo, finca de pocos años, la casa tiene 89 metros cuadrados, actualmente esta ‘okupada’. Solo para inversión a medio plazo”. Este es otro de los anuncios que se pueden encontrar en las redes. En este caso, el propietario lo vende directamente como una “inversión a medio plazo” a cambio de 5.500 euros.

Son chollos extremadamente peligrosos, lo cierto es que el que compra lo hace a ciegas. El interesado no puede visitar la casa, desconoce el estado del inmueble y no sabe en qué momento podrá deshacerse del inquilino ilegal. La proliferación de los pisos ‘okupas’ ha supuesto que la venta de estos pisos se haya convertido en una tipología de compra, para una tipología de inversor.

El tipo de ‘okupación’ en muchas ocasiones marca el precio del inmueble. Existe el piso en el que dentro se encuentra una familia que ha pasado de ser propietaria a okupa porque dejó de pagar su hipoteca y pesa sobre ella una orden de desahucio. Este caso es el más complicado, porque para el inversor echar a estos inquilinos resulta más difícil, por los movimientos sociales y los apoyos populares. Lo que le hace estar más expuesto socialmente. Por este motivo, este tipo de pisos suelen presentar incluso un precio más reducido.

El otro escenario es la casa en la que su interior vive una o varias personas tras haber forzado la puerta y haber cambiado la cerradura. Estos okupas son más fáciles de desalojar porque además de la vía legal, también existen otras alegales como las empresas que se dedican a la desokupación. Compañías que se encargan de negociar con el okupa y de montar controles de accesos de 24 horas al día. Por este motivo y debido a la mayor sencillez de desalojo, estos inmuebles presentan precios superiores a los citados anteriormente y suelen estar ubicados en las zonas periféricas de grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Aunque últimamente se está detectando ésta problemática en otras ciudades del Estado, como Valencia, Bilbao, Malaga…

De todos modos, en portales como en “MilAnuncios” no sólo se encuentran ofertas de pisos okupados o empresas que demandan ese tipo de viviendas, también es habitual encontrar anuncios de personas que buscan un piso para okupar. Porque alrededor de esa actividad han surgido verdaderas mafias que se encargan de okupar para luego arrendar el inmueble de forma ilegal a bajo precio. Un piso que quizás luego se ponga a la venta a precio de saldo por el propietario por el agobio que le supone la situación. Todo un negocio y un nicho de actividad económica sumergida.

Internet se ha convertido en la herramienta de comunicación de este tipo de tratos. Las páginas de compraventa entre individuos y de alquileres y compras de inmuebles (de uso gratuito para cualquier usuario de la web) están llenas de referencias de personas que buscan okupar pisos. Esta demanda, junto a la facilidad para detectar casas vacías de entidades bancarias y segundas residencias privadas, han impulsado la aparición de profesionales de la okupación.

Todo comienza por localizar lugares habitables de poco uso. Esta tarea podría creerse complicada, pero no lo es. Las secciones inmobiliarias de los bancos publican de forma abierta esta información y existen webs que las reúnen para que los usuarios conozcan la oferta de casas en alquiler y compra. Pero algunos de ellos utilizan esta información para realizar este tipo de negocios poco claros.

Una vez localizada la casa, la promocionan para alquilar o vender. Los precios no suelen ser demasiado elevados y muchas de estas ofertas especifican que el periodo para vivir se sitúa alrededor de dos años. Lo que suele tardar el proceso judicial para echar a los okupas de un inmueble.

Pero hoy hay soluciones mucho menos traumáticas y asequibles que las que cuentan los medios de comunicación. La Puerta STM Antiokupación es, por precio, calidad y facilidad de instalación, la solución más fácil para prevenir la okupación.

STM Seguridad es lider en el sector de la prevención para la okupación y está presente en todo el Estado español.

 

Noticia redactada por el Dto. de Comunicación de STM Seguridad.

Recommended Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies