Cómo proteger nuestra vivienda vacacional

¿Alarma o puerta antiokupación?

Estamos en temporada de verano, algunos de nosotros iremos de vacaciones a nuestra segunda residencia después de muchos meses.

Lo más probable es que todo esté en orden y podamos disfrutar de esos merecidos días de descanso junto a nuestra familia…pero por desgracia hay que valorar una posibilidad cada día más frecuente. Puede ocurrir que lleguemos y nos hayan cambiado la cerradura y, lo que es peor, que haya alguien viviendo dentro de nuestra vivienda. Una desagradable sorpresa al inicio de nuestras vacaciones.

Ahí comienza un calvario que no sabemos cuando y cómo va a acabar ni, lo más importante, cuanto nos va a costar.

Las segundas residencias y los apartamentos de vacaciones suelen estar vacías durante gran parte del año. Al estar todas estas residencias agrupadas en una misma zona podemos encontrarnos bloques de viviendas en calles que permanecen completamente vacías durante muchos meses, de forma continua. Las  mafias de la okupación, cada día más activas, lo saben, controlan, observan y valoran en cual de esas viviendas les puede resultar mas fácil entrar.

Últimamente se están oyendo muchas campañas publicitarias de distintas marcas de alarmas anunciando su producto, para proteger y evitar la ocupación en éste tipo de viviendas. Aquí vamos a intentar explicar las diferencias de nivel de protección entre una alarma y una puerta STM antiokupación.

 

 

En ambos casos se busca el mismo efecto, disminuir las probabilidades de que alguien entre y okupe nuestra vivienda deshabitada, por tanto deberemos reconocer a que enfrentarnos para defendernos mejor y bajar esas posibilidades al mínimo.

Una de las premisas de la okupación es deshacerse de las cámaras para que no se les reconozca, otra premisa es que encuentren un punto vulnerable por donde entrar. Una vez consiguen entrar, cambian la cerradura y el desalojo puede dilatarse por mucho tiempo, pero no solo eso, todo ese tiempo con nuestra propiedad okupada hace que ésta vaya perdiendo valor.

Si vamos a valorar la posibilidad de adquirir únicamente una alarma para proteger nuestra propiedad debemos tener claro lo que puede ocurrir. Cuando los intrusos fuerzan la puerta y entran la alarma suena, llega la señal a la central de alarmas, ésta nos lo comunica por teléfono para asegurarse que no es un fallo o que no somos nosotros los que hemos entrado. Una vez verificado esto puede ocurrir (dependiendo del tipo de contrato que tengamos) que acuda una persona de la empresa de alarmas o bien que se dé aviso a la policía.

En ambos casos es seguro que se va a tardar un buen espacio de tiempo en acudir, mientras los intrusos (que no olvidemos, ya están dentro) en cuestión de segundos, le han dado un martillazo a la alarma que ha dejado de sonar y han tenido tiempo de cambiar la cerradura y hacerse fuertes en nuestra vivienda. Lo que ocurra a partir de ahí ya escapa a nuestro control.

Si instalamos una puerta STM antiokupación con cerradura electrónica atajamos el problema desde el inicio, evitamos la entrada a la vivienda.

En primer lugar no hay ningún agujero para introducir la llave y por tanto eliminamos un punto vital para forzar la puerta. Recordemos que la puerta STM antiokupación es acorazada y construida en su totalidad en acero de alta resistencia y con una estructura diseñada para ofrecer la máxima protección contra el intento de apertura violenta.

En segundo lugar es inviable forzarla haciendo palanca o a golpes y, en cualquier caso el ruido y la cantidad de tiempo que los intrusos pasarían intentándolo hace casi imposible que no se les oiga y se dé aviso de lo que allí ocurre.

En un estudio de la agencia Europa Press del pasado 12/07/2018  titulado “Claves para proteger un domicilio contra okupas y ladrones” en el que se entrevistaron a profesionales de todo el estado, llegan a la conclusión que la clave para una correcta protección está en la puerta y la cerradura.

“En el caso de la okupación y robos, los perpetradores aprovechan la fragilidad de la puerta para lograr sus objetivos. Por tal motivo, la instalación de una puerta de seguridad bien sea blindada o acorazada, es vital. En puertas de seguridad, no es posible aplicar métodos como palanca, lo que detiene la acción de la okupación o robo. El plan de protección no es efectivo si se cuenta con una buena cerradura instalada en una puerta frágil y viceversa; todos los elementos deben complementarse“, dice el estudio.

Y en dicho estudio también explica que “La alarma cumple una función auxiliar cuando el resto de elementos han fallado.”

Por tanto, podemos concluir que la alarma es un elemento opcional y auxiliar, que puede apoyar la protección de la vivienda una vez hemos instalado una puerta acorazada con una buena cerradura.

 

En este sentido en STM Seguridad contamos con la que es, sin duda, la mejor y más avanzada puerta antiokupación del mercado, prácticamente inexpugnable, con una cerradura electrónica dotada de las últimas novedades tecnológicas para una protección integral (App propia, avisos inmediatos en caso de intento de intrusión, otorgar permisos de acceso, etc.).

Además existe la opción de alquilarla durante las temporadas en las que su vivienda vacacional esté desocupada con un contrato que incluye el alquiler de la puerta, la instalación y desinstalación cuando sea necesario para que usted y su familia puedan volver a disfrutar de sus merecidas vacaciones.

Y, si además desea una alarma para mayor protección, también se la instalamos!

En esta misma web tiene toda la información de nuestros productos, pero le invitamos a que nos llame para contarle mejor el funcionamiento de nuestra puerta y poder ofrecerle un servicio exclusivo y a medida de sus necesidades, siempre al mejor precio.

 

Recommended Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies